A la hora de dormir nadie quiere contar ovejas, tu bebé menos. Por eso es importante establecer rutinas y hábitos que te permitan como padre o madre mantener la higiene del sueño en los niños de la casa.
  1. Sigue una rutina en las horas previas a acostar al bebé: aliméntalo, dedicale unas palabras, hazle un masaje suave, cámbiale su pañal y mécelo mientras le susurras una linda canción. Practica esta rutina todos los días para que el bebé las identifique con la hora de dormir.
  2. Si tu bebé se despierta a media noche (es normal) conviene tranquilizarle sin grandes estímulos.
  3. A medida que el bebé va creciendo y pasados los 6 meses deben mantenerse las rutinas antes de acostarlo. Sin embargo ya a esta edad es importante no acostarle dormido, se recomienda llevarlo a su cuna para que se duerma y acostarlo a la misma hora para que vaya formando hábitos de sueño.
  4. En su rutina diaria evite las bebidas o alimentos que le causen excitación, las actividades que requieran mucho esfuerzo físico y por favor, de ninguna manera asocie el hecho de ir a dormir con miedos o castigos.
  5. El ambiente de la habitación debe ser tranquilo, sin exceso de iluminación y con temperatura confortable. Una buena cuna, cómoda y segura la garantiza tranquilidad y comodidad en sus horas de sueño, en esto nosotros podemos ayudarte.